Por Alejandro Rossi Belgrano

Por Alejandro Rossi Belgrano

jueves, 17 de marzo de 2011

Giovanni Belgrano: la battaglia di Palestro

"Le vittorie di Palestro, che valsero a far sgombrare il Piemonte dagli Austriaci, furono foriere di quelle più importanti di Magenta, San Martino e Solferino che, scacciandoli dalla Lombardia, ridussro i confini austriaci al Mincio. È grande gloria per Palestro che sul suo territorio sia stata trionfalmente inaugurata la guerra dell'indipendenza italiana"
                                                                                                                                 Gaudenzio Battezzati


En la mañana del 30 de mayo de 1859 las tropas italianas tomaron el control de Palestro y de las zonas aledañas, que se encontraban bajo dominio de las tropas de ocupación austríacas.
La batalla duró dos días, en el primero los italianos atacaron las posiciones enemigas, en el segundo repelieron el contraataque y los obligaron a retirarse.
Fue un sangriento combate sobre un frente de batalla de 9 km de extensión, que iba desde Palestro hasta Casalino.
Los austriacos se hallaban fuertemente atrincherados, y la naturaleza del terreno favorecía la defensa.
La ofensiva comenzó hacia las 7 de la mañana, era un día lluvioso, la región conocida como Lomellina era una zona de arrozales y tierras bajas que la lluvia inundó completamente. El rey Vitorio Emanuelle II contemplaba el pasaje de sus tropas que atravesaban el río Sesia, eran 10000 hombres de infanteria y 100 de a caballo comandados por el general Cialdini. 
Ante el ataque italiano los austríacos resistieron ferozmente en la ciudad, especialmente los granaderos del regimiento Leopoldo.
Las fuerzas italianas primeramente dispararon fuego de artilleria sobre las posiciones, en forma directa y por elevación y luego lanzaron un asalto a bayoneta calada.
Sucesivamente la 27 y 28 compañia Bersaglieri intentaron el asalto, pero fueron rechazadas con grandes pérdidas, a continuación dos batallones del noveno regimiento tentaron el ataque y atrajeron el fuego enemigo, lo que posibilitó capturar el puente y entrar en la ciudad.
Evocación de los 45 años de la Batalla de Palestro por el 9 Regimiento

Giovanni Antonio Belgrano, revistaba en el noveno regimiento, y el 1 de abril de 1859 había sido  ascendido a sargento.
Cuando la lucha se planteó casa por casa, con gran cantidad de bajas, el sargento Belgrano guiaba a sus soldados al combate al tiempo que avanzaba sobre las posiciones enemigas.
En esas circunstancias resultó herido por un disparo en el estomago y luego de una larga agonía falleció.
Según la tradición los cuerpos de los caidos eran llevados a Milán, y los vecinos arrojaban flores al paso de los ataudes.
Por su desempeño en combate recibió la medalla de plata al valor militar:


Su nombre fue esculpido sobre la lápida puesta en el vestíbulo del Palacio municipal de Génova en recuerdo de los genoveses muertos por la patria.(Dizionario Rosi del Risorgimento Nazionale)


Frente del Palacio Civico de Turín con la lápida recordatoria
Giovanni Antonio Belgrano había nacido el 15 de Junio de 1831, y era hijo de Giuseppe Belgrano y de Vittoria Delbecchi.
La familia Delbecchi estuvo muy relacionada con la familia Belgrano.
Carlos Belgrano, que como sabemos se encontraba en Buenos Aires, recibe la noticia  y decide bautizar con el mismo nombre, Juan Antonio Belgrano, a su hijo en homenaje a su familiar caido (desconocemos por ahora el lazo de parentezco, pero recordemos que el padre de Carlos también se llamaba Giuseppe, como el padre de Juan Antonio).
La ceremonia se celebró en la Iglesia de San Nicolas de Bari el 29 de agosto del mismo año. Como curiosidad podemos señalar que el noveno regimiento actualmente se denomina "Bari", por tener su base en esa ciudad.

A su tiempo Juan Antonio Belgrano llamó Carlos a su hijo primogénito y Juan al segundo, los nombres de su padre y el suyo propio como acostumbraba la familia.
Pero como ambos fallecieron jóvenes, correspondió a su hija Maria Magdalena (ella llevaba el nombre de su abuela paterna María Magdalena Amoretti y estaba casada con un descendiente de Lorenza Belgrano), transmitir el nombre familiar.
Es asi que luego de llamar Eduardo al mayor (nombre de su marido), bautizó al siguiente hijo con el nombre Juan Carlos, que llegó de generación en generación hasta nuestros días.

Continua en:" Antonio Belgrano, la legión Italiana de Montevideo"